martes, 25 de agosto de 2009

LOS PRIMEROS PASOS DE MJ



Como ya había comentado en otro post, en estas vacaciones por fin MJ se ha decidido a correr. No fue por mi consejo, sino por recomendación de su monitor de equitación. Una referencia a la flexibilidad que le generaría la práctica, aún cuando fuera moderada de la carrera, fue el detonante definitivo para la toma de esa decisión, tantas veces por mi recomendada y tantas veces rechazada.
Las salidas conjuntas que constituyen ese rito al que llamamos entrenamiento, las comenzamos en nuestra ciudad, de forma tranquila y relajada. Yo la iba acompañando y esas salidas me servían para ir poco a poco recuperándome de la lesión en el Tendón de Aquiles, lesión que de forma desgraciada me hizo aparcar durante casi un mes mi ritmo de entrenamiento.
Las salidas de MJ, inicialmente consistían en tres días alternos a la semana, a ritmo muy, muy tranquilo, el propio y recomendable para una persona que jamás en su vida había practicado la carrera continua. Trote cochinero y de esta forma cumplir los cuarenta minutos y recorrer unos cuatro kilómetros y medio aproximadamente en cada salida. Eso si, cumpliendo a rajatabla las recomendaciones que para cualquier principiante podemos encontrar en las multiples guias o recomendaciones publicadas al respecto.
He de reconocer que, al principio tenia poca seguridad en la durabilidad y permanencia de las intenciones de MJ, pero a día de hoy, tengo que reconocer que, transcurridas poco mas de tres semanas de este plan, no solo no ha decrecido el interés de la misma hacia el running, sino que este va poco a poco incrementándose y ello a medida que crece, por un lado su capacidad de entreno como la distancia que cada salida vamos recorriendo. Todo ello, lógicamente viene ayudado por que poco a poco, su fondo se va incrementando y creo que también la satisfacción que cada vez le genera en mayor medida la finalización de la sesiones, lo que ha determinado que, los días de salidas ya sean cuatro semanales.
La semana pasada estuvimos en un pueblo de la provincia de León, por el cual discurren infinidad de pistas de tierra por donde practicar las salidas, pistas que a primera hora de la mañana y antes de que aprieten los calores estivales permiten disfrutar de las salidas por el hermoso paisaje castellano.
Por mi parte, poco a poco voy incrementando la carga de kilómetros semanales y la combinación de mis salidas más intensas con las que hago con MJ. están suponiendo el ir imponiéndome, poco a poco una mayor nivel de efectividad en las salidas y la sensación de ir recuperando poco a poco el nivel de forma que tenía antes de la lesión.
El viernes0 pasado MJ realizó su primera prueba de fuego. Recorrimos un circuito de siete kilómetros aproxímadamente, lo que era la máxima distancia recorrida por ella. La verdad es que, inicialmente la engañé un poco, en cuanto a la distancia recorrida y fue solo, al final de la salida, en la que invertimos un tiempo aproximado de cincuenta y cinco minutos, cuando le dije la verdad. Vamos, intenté aplicar lo que en psicología se denomina refuerzo positivo y éxito asegurado.
Creo que, tras alguna que otra queja por el engaño, en el fondo se encontraba bastante satisfecha de lo realizado, pues ello suponía una clara demostración de que, poco a poco, va a poder asumir retos de una mayor envergadura.
Después, el fin de semana descanso. Tuvimos que ir a buscar a Alejandra al campamento de verano y el domingo tenemos un compromiso, por lo que esos dos días de descanso nos vendrán muy bien para recuperarnos de una semana intensa en salidas.
Ciertamente, esta situación me ha obligado a compaginar mi plan de entrenamiento con el que hemos buscado a M.J. lo cual me viene bastante bien, pues así mi carga de kilómetros en éste mes de Agosto viene a supones una media de siete kilómetros por día, lo que de seguir con éste ritmo hará que a finales de mes, ronde los ciento ochenta kilómetros, lo cual creo que está bastante bien.
No dejo de sorprenderme que, pasado casi un año desde el momento en el que decidí salir a correr una mañana de septiembre, lo siga haciendo con la misma ilusión y con las mismas ganas.
Pensar hace un año, que un servidor pudiese correr casí un media, en hora y cuarenta y cinco minutos, era no solo una quimera, sino simplemente un auténtico imposible. Solo espero que MJ tras estos primeros pasos, dentro de un año, pueda hacer lo mismo. Facultades tiene, solo espero motivarla adecuadamente.

1 comentario:

Commedia dijo...

Ahora ya entiendo por qué empezaste a correr... para poder seguirle el ritmo a MJ. Es que estos chavales dan mucha caña. ;-)

Compartimos motivos comunes.