domingo, 15 de agosto de 2010

KILOMETROS Y LECTURAS

Los entrenamientos de este mes de agosto siguen sucediéndose de una forma tranquila, como es comprensible en esta período vacacional. Desde hace ya unos días, estoy intentando trabajar un poco la técnica de carrera. Ello es consecuencia de una interesante conversación que mantuve con una corredora alemana con la que coincidí tanto en el hotel como en las en las carreras matutinas que durante los días pasados en Tenerife efectuaba a primera hora de la mañana. Coincidíamos en el momento de salir a correr y surgió esa simpatía mutua que entre los corredores a veces nace y que se inicio con el correspondiente "hola" al inicio de la carrera. Lo que me llamó la atención inicialmente fue su ritmo de entreno. Muy suave, pero muy continuo y durante mucho tiempo. Y sobre todo me fije en como mantenía una postura perfecta y ergonómica y como se iba concentrando en mantener la corrección del movimiento de paso de carrera. Hable con ella y en una mezcla de español y un mal inglés, (por mi parte) me comentó que era una corredora veterana, con unos cuantos maratones a su espalda y en esos días de descanso activo que estaba manteniendo, trataba de mejorar la referida técnica que para ella, según me confesó era fundamental. Me convenció de la necesidad y conveniencia de trabajar ese aspecto e incluso tuvo la amabilidad de darme una serie de consejos para mejorar mi técnica, indicándome alguno de mis fallos, consejos que en estos días estoy tratando de aplicar cara a la nueva temporada de entrenamientos más fuertes que tengo intención de iniciar en el próximo mes de Septiembre y que ya le estoy agradeciendo. Tengo que mejorar mi postura y posición al correr, tratar de que la misma sea más armónica, menos agónica y por lo tanto, más eficaz, cómoda y eficiente. A ello me afano durante estos días en que las salidas son plácidas y tranquilas y me permiten ir aplicando y concentrándome en los consejos recibidos.

Pero durante todo este tiempo, no todo ha sido correr. He leído y sigo leyendo mucho de lo que tenía atrasado. Y quiero trasladar mis impresiones al respecto de algunos de los libros que he ido desgranando, sin ningún afán de convertirme en crítico literario, Dios me libre, sino de expresar las sensaciones que la lectura de alguno de estos libros me han generado. Me considero un buen lector. Me apasiona narrativa contemporánea castellana y en ésta linea quiero comentaros "Cuerpos Divinos" obra del escritor cubano Guillermo Cabrera Infante.

Se trata de una especie de autobiografía, o mejor dicho de unas pseudomemorias del autor, centradas en un período muy concreto de su vida y de la vida de Cuba: los últimos años de la dictadura de Batista y los primeros tiempos de la Revolución Cubana. Pero justo hasta el momento en que comienza a surgir en el autor la desilusión y el desengaño en esa revolución que tomaba caminos muy distintos a los que se aspiraban en los tiempos de lucha previa a la toma del poder por el Movimiento Revolucionario. Objetivos iniciales con los que estaba muy identificado el escritor cubano. Es un magnifico relato costumbrista sobre la sociedad cubana y sobre todos de determinados círculos intelectuales que inicialmente apoyaron a aquél movimiento de lucha contra Batista en los años finales de la década de los cincuenta del siglo pasado. Desfilan por las paginas del relato personajes tales como, Hemingway, Ava Gadner, Laurence Olivier, El Che, Fidel y Raul Castro, así como un verdadero desfile y descripción de aquél paisaje y paisanaje cubano, con una rica y variada descripción de una sociedad en plena ebullición como consecuencia y tenor de los acontecimientos históricos que se fueron sucediendo. La lectura de la obra, para mi es bastante ambivalente. Hay momentos en que la abigarrada prosa de Cabrera Infante, sin suponer un obstáculo, hace que la lectura de determinados episodios exija del lector un importante nivel de concentración. En otros, el grandioso dominio del idioma hace que la lectura se torne rápida y subyugante, conformando en su conjunto una la novela absolutamente brillante y seductora.

En definitiva, una novela muy recomendable y que a mi me ha gustado y que retrata unos tiempos, unos lugares y unos personajes absolutamente apasionantes.