lunes, 20 de septiembre de 2010

MOCHILA

Ayer domingo, se nos fue un paisano. Se murió LABORDETA. Un hombre decente, sencillo y honrado. Un poeta. Un cantautor comprometido. Un político atípico. Un Maestro. En definitiva, una buena persona. Un referente. El ejemplo de ese español profundo en sus raices, pero de mente abierta, claro y sin dobleces. Aragonés constante y perenne. Referencia y Referente. De hablar recio y duro pero noble. De los que llama al pan, pan y al vino vino. Al que no le callan ni amedrentan. Al que habla con el lenguaje del común de los ciudadanos. Al que ama a su tierra. El que la conoce y la respeta. El que metió a todo un país en una mochila y luego nos lo enseñó, nos lo contó y nos lo hizo ver, querer y apreciar con otros ojos y con otro espíritu. Una rara avis en este mundo de políticos mediocres, revanchistas, pancistas, taimados y cínicos. Personas sin valores ni referencias. El no. El fué un hombre recto a carta cabal y sobre todo fiel a sus ideas e ideales, respetando siempre a quien no compartía esas ideas. Simplemente, espero que ya se encuentre en aquella tierra, en la que al levantar la vista, vea la palabra LIBERTAD. Buen viaje compañero.

Por lo demás, ayer domingo finalizó otra semana en la que voy cargando en mi mochila particular, una buena ración de esos kilómetros que me van a permitir alcanzar ese colchón lo suficientemente cómodo para enfrentarme ya algún pequeño reto en los próximos meses, y los que es mas importante, afrontarlo con una cierta dignidad. El viernes tocó descanso, así que el sábado y domingo afronté las dos últimas salidas de la semana. Novedad en las mismas, que ambas se hicieron por la mañana temprano y la verdad es que ambas fueron verdaderas gozadas y hubieran sido perfectas salvo por la presencia de un par de impresentables que a esas primeras horas de la mañana, tras una noche de festejos y con la botella aún en la mano (lamentablemente o afortunadamente estamos en fiestas locales) no saben afrontar una retirada minimamente digna a pesar de los efluvios del alcohol u otras sustancias, sin tener que intentar hacer burla del resto de los ciudadanos que lo único que pretendemos es disfrutar de la mañana.
De verdad es que cada día, soporto peor a este tipo de gente.
Al margen de eso y como os decía, las salidas fueron muy placenteras, aunque ya comienza a notarse a esas primeras horas el fresco del otoño, lo que a mi me agrada pues creo que siempre he sido mas bien un corredor que con el frío marcho bastante mejor.
Estas dos salidas hicieron que los kilómetros acumulados en la semana fuera de cuarenta y cinco y las salidas de entrenamiento fueran cinco, cumpliendo hasta el momento y a rajatabla el plan previsto para éste mes de septiembre. Lo mejor de todo, siguen siendo las sensaciones, relativo poco cansancio tras cada salida, buena recuperación y las pulsaciones cada día subiendo menos, manteniéndose de forma holgada dentro del rango preestablecido, circunstancias éstas que supongo serán un pequeño botón de muestra de la mejora de mi estado de forma.
Por si fuera poco, el domingo, tercer día que afrontaba las salidas de nueve kilómetros el cronometro marco casi tres minutos menos que el primer día en el que me enfrenté a esa distancia. Por ahora todo va bien y quizás esas sensaciones que me generan estos entrenos, hacen que en general me sienta mejor y mas animoso en general.
Por estas fechas se cumplen dos años desde que comencé a correr y desde que abrí este blog. Unos cuantos kilómetros recorridos, tres pares de zapatillas, fríos, calores, mojaduras, un par de lesiones. También muchas lecturas divertidas en los blogs, muchos consejos, muchos ánimos y nuevos amigos, lo cual no esta nada mal si hecho una mirada hacia atrás, para hacer un pequeño balance. Es más me gusta todo lo que realizado. Seguramente en el blog habrá cosas mejores y peores, pero todas, absolutamente todas, escritas desde el sentimiento y el corazón.
Así que, muchas gracias a todos los que me habéis hecho el honor de leerme y muchas gracias por haber dejado asomarme un poco a vuestras vidas.


Todos seguiremos, hoy o mañana cuando toque, cargando nuestras mochilas de kilómetros y espero que de muchas satisfacciones y como decía una vieja conocida: "de hoy en un año y todos igual.


2 comentarios:

Commedia dijo...

Felicidades, Betren.

A los que me encuentro de farra les digo que se vengan a correr conmigo. Resultado: risas aseguradas.

Tortuga dijo...

el año que viene te quiero conmigo subiendo el naranco.