viernes, 10 de septiembre de 2010

CONTRA EL VIENTO


Si, contra el viento fue la salida del martes. Un viento bastante fuerte y que en diversos tramos hizo que el entrenamiento fuera en ocasiones, bastante agónico, sobre todo en aquellos en los que el viento soplaba de una forma frontal a mi marcha, convirtiendo la carrera en una verdadera lucha.
Parece mentira como puede ralentizarte la marcha ese viento hostil. Por suerte la lucha tenía sus descansos, como en un combate de boxeo entre asalto y asalto. La lid contra el mismo cesaba en aquellos tramos más abrigados, por lo que al final, el ritmo del entreno y las sensaciones en conjunto fueron buenas. El miércoles, festivo en nuestra Comunidad sirvió para el descanso y cumplir con un compromiso familiar que vino aderezado de una magnifica fabada. Así que ayer jueves, nuevamente el entreno. Volví a salir con el pulsometro, para seguir con la comprobación de si correr en función de las pulsaciones, me servía de progreso. Y efectivamente fue así. Realicé toda la salida regulando y controlando el ritmo para no superar los límites teóricamente recomendados y como resultado fue que el tiempo invertido ayer jueves, para recorrer los ocho kilómetros que al momento presente son los que realizo en cada salida, fue de 47 minutos con cinco segundos, es decir dos minutos menos que los cronometrados el lunes pasado. Todo ello sin superar en momento alguno las ciento cincuenta pulsaciones por minuto, salvo en un punto, la última de las cuestas del recorrido, en el que alcancé las ciento cincuenta y nueve.
Lo mejor de todo es que, como en días anteriores terminé con la sensación de poder seguir corriendo un rato mas, pues no me encontraba cansado al finalizar el entrenamiento. La pregunta que me hago es el porqué de estos buenos tiempos y de esa evolución. ¿Será que al regular el ritmo este es más constante y homogéneo y consecuentemente ello me permite rebajar esos tiempos? ¿O sera que poco a poco estoy recuperando un nivel de forma aceptable?. La verdad es que, a día de hoy no lo se. Por eso voy a esperar a ver como sigue la evolución poco a poco, manteniendo con la máxima regularidad la frecuencia de los entrenamientos y con el cumplimiento del plan de incremento de kilometraje previsto.Supongo que como todo, al final la respuesta estará compuesta de ambos factores y seguramente de otros muchos mas, que día a día iré descubriendo. En cualquier caso y hoy por hoy la satisfacción de estos iniciales resultados, me infunden la confianza para poder seguir corriendo contra el viento.
"CONTRA EL VIENTO", es también el titulo de la última novela de mi paisana ÁNGELES CASO. Conscientemente he querido dejar transcurrir un tiempo para afrontar la lectura de esta novela. El conocimiento personal de la autora y de su entrono y un consciente alejamiento del impacto mediatico de la concesión del Premio Planeta unido a ciertas decepciones personales en algunas de las obras ultimamente galardonadas en éste premio fueron las causas conscientes de ese retraso en su lectura, lectura que afronté éste último verano. En su conjunto, la novela me ha gustado. Pero sobre todo la primera mitad, en la que se concreta una descripción de ese paisaje vital de la protagonista en Cabo Verde. Descripción y planteamiento de la novela que me parece magistral. Mágico. Expuesto de manera vibrante y brillante y sobre todo poética. Un dominio del lenguaje, aseado, sin adornos. Pura esencia. Una especie de realismo mágico que con dominio maneja la Autora en esa parte de la novela y que menos a mi, me ha seducido, siendo de destacar sobre todo, el muy interesante retrato de todos los personajes femeninos que de forma preeminente, aparecen en la trama y dan sustrato a la misma.
La segunda parte de la novela, está bien resuelta afrontando sobre todo la problematica de la violencia de género e inmigración, pero adolece de una cierta previsibilidad en su desarrollo. Pero insisto en lo dicho, para mí la primera parte de la novela es excepcional y motivo mas que sobrado para que su lectura sea de todo punto recomendable, y para afirmar que de ésta la novela, que sigue la tradición de la autora de retratar y profundizar en el alma de los personajes femeninos, columna vertebral de toda su obra, se puede atisbar la excepcionalidad de una autora que demuestra de forma evidente su crecimiento como escritora. Creo que es muy, pero que muy recomendable la lectura de esta obra.