martes, 14 de octubre de 2008

LLUVIA

Sigo con mi plan de entrenamiento. Con paciencia y constancia creo que, poco a poco voy a conseguir mi doble objetivo. Por un lado, mejorar mi forma física y por otro, el mejorar mi oxigenación mental.
Ayer me tocaban treinta y cinco minutos de carrera continua. A las siete y cuarto de la mañana, salía de mi casa para dirigirme al parque en el que realizo estos pequeños rodajes. A pesar de que los hombres del tiempo venían manifestando que se produciría un descenso de las temeperaturas, la primera sensación que tuve al salir a la calle fue la de bochorno y alto nivel de humedad. No obstante, una vez en el parque la temperatura era agradable para correr.
Inicié el rodaje y la verdad, es que me fui sintiendo muy cómodo. Creo que el ir planificando las salidas, respetándo los descansos, están haciendo que mi cuerpo, poco a poco se vaya sintiendo más adapato a los rodajes y de forma continua vaya asimilando y acumulando, mas que los kilometros recorridos, que también, sino los tiempos empleados en la carrera continua .
A los pocos minutos comenzó a llover, no de forma fuerte, pero sí con una cierta intensidad. Era la primera vez que corría bajo la lluvia, y la verdad es que fue una sensación satisfactoria.
Ese elemento climatológico bajo el cual estaba corriendo por primera ver, me obligó a desplegar una cierta precaución, pues al usar gafas, algunas gotas impactaban en los cristales, limitando mi visibilidad y no quería dar un mal paso, resbalar o caer.
Pero, en todo caso, sigo considerando que tuve una sensación gratificante, casí podría decir que reveladora.
Terminé mi programa satisfecho y reconfortado, tanto física como mentalmente. Cada día me sorprende el bienestar que tras cada carrera, cada sesión de entrenamiento me proporciona. Es duro el levantarse cada mañana tempradno, cuando el calor de la cama te abraza y la sensación de comodidad te aletarga; pero ese esfuerzo se ve recompensado por la satisfacción que voy experimientando durante el entrenamiento y sobre todo por la sensación de comodidad que me invade una vez duchado y desayunado, por todoas y cada uno de mis musculos. Mañana toca descanso. Pasado mañana nuevamente volveré a correr, en la confianza de que no voy a entrar en crisis.