martes, 13 de enero de 2009

LOS PRIMEROS SIETE

Pues ya he puesto en marcha el cuentakilómetros correspondiente a éste año. Ayer lunes, a las ocho ya cuarto de la tarde salí de casa dispuesto a realizar él primer rodaje del año. En principio mi idea es que, al menos durante un par de semanas voy a salir de forma alterna, día si y día no más o menos, con el único objetivo de ir recuperando el punto de forma que tenía antes de que el período vacacional navideño comenzase. Es decir, ir haciendo rodajes cada vez un poco mas largos, con la única finalidad de ir acumulando kilómetros. Luego ya iniciaré el programa marcado para intentar conseguir los objetivos de éste año. Por lo tanto, me lo voy a ir tomando con bastante calma.
En cualquier caso tengo que comentar que ayer, en líneas generales me encontré bastante bien. Inicié el entrenamiento como siempre me pasa, con un ritmo un poco alto, así que decidí que sería lo más conveniente el aflojar un poco el mismo para evitar terminar el entrenamiento, como dirían los argentinos "echando el bofe" y máxime tras el parón navideño.
La temperatura aún cuando no era evidentemente alta no era tan fría como en los días pasados, por lo que el correr resultaba francamente agradable, pues enseguida mi cuerpo calentó con el esfuerzo de la carrera.
Mantuve un ritmo razonable hasta llegar al inicio de lo que era el último tercio del circuito, circuito que en ese último tramo mantiene durante una gran parte un cierto desnivel que, si bien no es muy pronunciado es muy continuo, para terminar como la guinda del pastel, con una cuesta final bastante pronunciada que se prolonga durante unos seiscientos metros y que siempre me deja bastante tocado. (Son mis "escaleras de Rocky" como diría Commedia).
Ese tramo ayer, al principio me costó. Notaba los días de inactividad, los vinos, los mazapanes, los turrones y los pequeños pero continuos excesos gastronómicos de las pasadas fechas, adheridos a mi cintura y que me pesaban en demasía. Además en un momento determinado un amago de flato rondó por mi cuerpo. Pero sorprendentemente, tras controlar un poco la postura y la respiración, ese amago desapareció y volví a encontrarme bastante bien, con lo que finalicé el entrenamiento, cansado eso si, pero con buenas sensaciones.
Al final fueron cuarenta minutos de carrera continua y siete los kilómetros recorridos, pero lo mejor de todo fue el haber recuperado las buenas sensaciones que me daba la carrera y el haber vuelto a esa rutina satisfactoria y gratificante de hacer kilómetros. Cuando menos, ya he iniciado la cuenta.

Lunes 12/01/09 7,000 Km 40 minutos

2 comentarios:

SAUVIGNONA dijo...

hola amigo mio !!!!
te dire que hoy el post me ha encantado ...hombre que alegria que hayas retomado la corrida tan bien y con tantas ganas,,,,y te dire que si....que los turrones y las masapanes te procudecn el famoso flato....pero que vas a hacer...
y eso de las escaleritas de rocki me dio tanta risa....fue muy gracioso lo unico que te falto fue que por algun lado escuchabas el tema "ojo de tigre" de la pelicula....

besines y feliz 2009!

:)sau

Commedia dijo...

Siempre es complicado volver a la rutina, pero allí estaban tus "Escaleras de Rocky" para animarte a seguir.