martes, 20 de enero de 2009

A VECES QUE DURA ES LA VIDA

Ayer, tras el parón que desde el jueves me vi obligado a mantener tras unas molestias en el pie, que ya han desaparecido, volví a realizar mi rutina de entrenamiento. Pero ayer concurría en mi, más que en otras ocasiones, una necesidad apremiante de correr.
Creo que como ya he comentado en otro lugar y creo que nos pasa a todos, el hecho de correr muchas veces constituye una forma de aislarnos de la realidad que nos rodea, aislamiento a través del cual buscamos que la carrera sea un instrumento que nos permita el ejercicio necesario de la reflexión.
Ayer, necesitaba más que pensar, reflexionar y sobre todo asumir una noticia que me impactó. Ayer tuve conocimiento del fallecimiento de una compañera, de una amiga, de una buena profesional y sobre todo una mujer que en los últimos años y a todos los que de alguna manera hemos tenido contacto con ella, nos ha dado una lección de valentía, decisión y pundonor absolutamente digna de encomio y elogio.
Ayer, a los cuarenta años, falleció Inma. Madre de dos hijos, venía desde hace unos años luchando contra un cancer de pecho con todo lo que ello implica. Inma, presentaba las heridas atroces de esa guerra, pero era una de esas mujeres a las que la vida no la arredraba, no la acobardaba. Luchó contra la enfermedad de una forma denodada pero con unas dosis de humor y de valentía ejemplares, combinando su magnifico quehacer profesional con su papel de madre y además como portavoz y ejemplo de las mujeres que luchan contra la enfermedad.
Aun la recuerdo, hace poco a mi lado, compartiendo ambos el estrado del Juzgado, ella como Procuradora y yo como Letrado. Con su mirada chispeante, su sonrisa en la boca, su constante buen humor, dando ánimos en los pleitos difíciles, dando consejos sobre los contrarios, contando anécdotas, informando a los profesionales puntualmente de la marcha de los procedimientos de forma rápida y eficaz. Nunca puso ningún problema, nunca se le resistió ningún obstáculo burocrático o administrativo de los procedimientos. Nunca dijo no a la petición de un favor o la realización de una gestión.
En este ingrato mundo profesional al que ambos pertenecíamos y sin duda amábamos, siempre fué un ejemplo. Era una magnifica profesional, de raza le venía al galgo. Su padre, hoy ya retirado, fue otro gran Procurador de los Tribunales. Amante de la cultura, de su pueblo, implicado en la vida del mismo. Su hermana es una magnifica Abogada y también una estupenda compañera.
Recuerdo una imagen de Inmaculada hace un año más o menos tras su intervención. Lució como modelo en un desfile de ropa de baño destinada a mujeres que pudieran pasar el mismo trance que ella. En esa ocasión desfiló como si fuera una profesional de la pasarela. Su sonrisa dulce, su mirada confiada, pese a la gravedad de la situación, eran el reflejo de su decisión en la lucha a la que había hecho frente sin ningún miedo, con absoluta decisión y coraje.
Hace unos meses que, de forma indirecta y a través de su familia, teníamos conocimiento de la recaida, de la necesidad de redoblar los esfuerzos en la batalla. Ayer su cuerpo cansado, dijo basta. Ayer Inma nos dejó para descasar ya definitivamente, no se si entre las verdes montañas de ese concejo asturiano de Lena o en la costa abrupta, salvaje y maravillosa de Asturias, cerca de Cudillero, donde tu padre disfruta de la merecida jubilación. No lo se. Pero lo que si se es que, allí donde estés, estarás disfrutando del merecido descanso. Ya no habrá quimio, radio, dolor o sufrimiento.
Tendrás descanso y paz, en la confianza de que tus hijos, estarán arropados por tu familia y por tus amigos.
Todos te echaremos de menos y estoy absolutamente seguro de que, cuando entremos por la puerta del Juzgado de Lena siempre lo haremos pensando en que al entrar en alguna dependencia, en la Sala de Vistas, allí estarás con tu Toga, tu boligrafo, tu libreta de señalamientos, y sobre todo con tu sonrisa y tu mirada inocente. Al menos, ese quiero que sea mi recuerdo de ti.
Gracias por todo compañera y descansa donde quiera que estés. Te echaremos de menos e intentaremos seguir tu ejemplo. Pero permiteme que hoy no deje de pensar en que ! joder que dura es a veces la vida!.


Lunes 19 enero 7,000 Km. 40 minutos

3 comentarios:

Sylvie dijo...

Jo...estas noticias en personas con tanta vida por delante todavía, son excesivamente duras...

Lo siento mucho por Inma.

Besitos, Betren.

Lander dijo...

Siento mucho lo de tu compañera.Ciertamente a veces la vida es dura, por eso estamos obligados a intentar ser lo más feliz posible los que tenemos la suerte de estar aquí.

Gracias por tu visita..

Saludos.

SAUVIGNONA dijo...

amigo betresn ....es asi..es la vida que siempre nos pega un poco a algunos mas que otros..pero nos pega y michas veces nos agarra desprevenido....
recuerda a esta gran mujer(por lo que cuentas) como una luchadora...de bien humor ...y seria hermosos que todos ustedes que la conocian la recordasen asi y fuerte .

abrazos y besines para ti .
:)sau